19/9/10

Hábitos

En muchos lugares cálidos se tiene por costumbre andar descalzo, particularmente en casa.

En BCS no es la excepción, aunque acá se llega a expresiones extremas, ya que particularmente los niños suelen descalzarse en cuanto llegan a casa, y salir a la calle a jugar o hacer mandados en esa condición. Lo impresionante es que andan así incluso en el asfalto. A mí me ha tocado verlos cuando la temperatura ambiente es superior a los 38º C, imagínense la que tendrá el pavimento.

Las fotos que les presento son en la plaza de un pueblo que se llama “San Antonio” del que luego les platicaré. Como pueden ver lo primero que hicieron las niñas al llegar fue quitarse los zapatos, ya lo demás fue ponerse a corretear.




Se me ocurre, al ver la desigualdad entre los pares, que al menos en este caso la intención tenga un ánimo equitativo. para hacer similar el “agarre” en la carrera.



RRS

5 comentarios:

Sorokin dijo...

Pues dicen los podólogos que andar descalzo es bueno (en tanto en cuanto puedas hacerlo, claro, aquí en Bélgica sería impensable, por el frio y la lluvia). En España, en el Mediterráneo no puedes caminar sin zapatos sobre la misma arena de la playa, porque está ardiendo. Sí puedes hacerlo en el norte, en Cantabria o Galicia, donde la arena está más fresquita.

En Brasil, en cambio, parece que a veces pasa: un amigo en Copacabana, no tuvo más remedio que hacerlo porque le robaron los zapatos mientras se estaba bañando. Los zapatos, la ropa, y todo, o sea que tuvo que volverse al hotel en traje de baño. ;-)

Xerófilo dijo...

Hola Sorokin:
Pues fíjate que a mí lo que me sorprendió mucho, ya hace algunos años, fue enterarme de que en algunos países europeos, particularmente España, no era raro que se alcanzaran temperaturas tan altas como las de La Paz, BCS.

Y bueno, pobre de tu amigo, espero que su hotel no haya estado muy lejos.

Saludos
RRS

Tamara dijo...

Yo así andaba de pequeña en la playa, también en casa de mi tía Lita... y la verdad después de que me fui de La Paz, años después quise hacerlo un día que mamá me llevo a la playa y casi lloro!! mis pies se habían vuelto unos sensibles de lo peor!
Las maravillas de ser un escuincle y andar descalzo!

Carmen dijo...

¿A qué hora subiste esta entrada que no la vi? vi la que está antes y después pero esta me pasó de noche.
Me encantó la segunda foto. Los cacles, tanto tienen que decir de uno, es como si hablaran.

Mira mi madre dice todavía: la vida por la boca entra y las enfermedades por los pies, ´tonces por consiguiente yo nunca acostumbré a caminar descalza, sólo de repente me gusta sobre el césped, nada más, nada de caminar sobre la arena, nada de caminar con los pies calientes sobre los mosaicos fríos porque salen juanetes, ja. Mis pies es una de las partes de mi cuerpo que más conflicto me causa y conseguir cacles es difícil y caro, muy caro.
Se feliz mi querido

Xerófilo dijo...

Hola a ambas:

Hija, la verdad se me hace que nunca le llegaste a los escuincles paceños. Tu andabas descalza en espacios más bien sombreados, o sobre la playa pero cerca del mar, donde está relativamente húmeda. Yo los he visto andar correteando como si tuvieran entrenamiento de faquires.

Carmen. Creo que no la viste porque andabas por Veracruz cuando salió.

Coincido con tu mamá, contigo y con mis propios padres, que nunca propiciaron que nosotros anduviéramos descalzos por los mismos motivos.

Yo llego a hacerlo únicamente en la playa, pero incluso cuando me meto al mar prefiero hacerlo con calzado (por las mantarrayas y las piedras).

A mí también me gustaron mucho las fotos de los zapatos. Estoy de acuerdo, dicen mucho.

Saludos a ambas.

RRS