24/8/10

Fábula Inconclusa

Andaba el otro día paseando por ahí, cuando de repente llegué a una granja.

Los animales guardianes inmediatamente se alertaron cuando se dieron cuenta de mi presencia:


Pero como vi unos guajolotes en pleno cortejo, pues me detuve a tomarles fotos:


La hembra andaba ahí, rondándolos y alentándolos:




Haciendo que ellos se esponjaran y lanzaran amenazas por doquier:



Con todo y tanta acción, la hembra mejor se retiró a satisfacer otras necesidades primarias:


Pese al desaire, los machos no detuvieron su escarceo:




Y aquí yo digo que, tratándose de animales, uno esperaría que la moraleja se diese en forma natural, casi espontánea pero, al menos a mí, no se me ocurrió ninguna.

Y aparentemente tampoco a los animales guardianes:



O será que la moraleja es que Esopo y La Fontaine siempre se encontraban con bichos bien platicadores.

RRS

8 comentarios:

bandala dijo...

Me encantan estas fotos de totoles! No sé porqué les hacen el feo si son tan fotogénicos, con su aire de majarajás del corral.
Y la moraleja, en vista de tanta modorra canina, está más que bien aplicada.
Abrazos fuertes y platicadores.

Sorokin dijo...

Ja ja ja. Tal vez a la hembra, tan chica, tan poca cosa, le diera susto ver a esos dos guajolotazos peleándose y pensó: "mamacita, la que me va a caer encima cuando uno de éstos gane la pelea". O tal vez fuera la emoción. En cualquier caso, las fotos son buenísimas.

Carmen dijo...

"Coni coni, coconito, coni coni qué caray, yo le daba su maicito, antes sí pero ´ora no hay"

¡Viva el mole de guajolote y patadas para los perros!

Lo siento soy fiel a mis principios anticaninos. Pero no te creas, la verdad es que ni los pelo, sin embargo yo a ellos les encanto 8-(
Y esas aves no cantan en mis tripas, paso.
Un abrazo fraterno

p.d. es una canción de Lorenzo Barcelata, espero la conozcas, pura calidad

Xerófilo dijo...

Hola a todos:
Tienes razón, Bandala, a muchas personas no les gustan mucho los guajolotes, será por su cabeza pelona y esa como probóscide que les cuelga, pero en realidad son muy espectaculares y fotogénicos, sobre todo por el contraste que ofrecen con lo marrón y verde pálido del entorno. Pero ¿viste los gatitos de la primera foto? Están a la derecha, sobre el palo-asiento y debajo de el. Y sí. Los perros eran unos fodongos porque ni hacia tanto calor.

Pues sí, Sorokin,a mí también me llamó la atención la diferencia de tamaños, me quedé con la idea de que la hembra era muy joven. Como dije arriba, son fotogénicos, y es que en realidad se dejaron fotografiar, ya que andaban muy ocupados entre ellos, y por eso se movieron muy poco.

No Carmen, no conocía la canción. De tu aversión a los perros ya sabía, lo que sí se me hace raro es que entiendo que no comes guajolote.
Digo, sabía que no comes pollo mas que de rancho, pero supuse que siendo estos guajolotes bien "orgánicos", pues si se te iban a antojar. En fin, ya luego me contarás.

Saludos a todos. Gracias por venir.

RRS

Carmen dijo...

Perdón, ya vine y vi mi comentario tan feo, lo que no te dije es que me gustó tu fábulilla muda e inconclusa. Yo creo que para que amarre más hay que ponerles diálogos con globitos arriba de cada personaje, ya sea ave o can, entonces ya no será inconclusa y chance hasta salga por ahí alguna moraleja no aleccionadora...aunque si no es aleccionadora entonces no es moraleja. Pues entonces mejor ya déjalo así. No es mi día hoy. Saludos

Xerófilo dijo...

Hola Carmen.
Yo no vi nada de feo en tu comentario, si acaso como te dije, me extraño que no comas guajolote.
Mira, la verdad es que lo que puse no merecía mucho mayor comentario, si acaso apreciar alguna de las fotos, ya que fue de esas veces en que me parece que las fotos están más o menos buenas, pero no se me ocurre mucho que escribir.
Quizás lo mejor sea declarar eso desde el principio, y nada más preguntar sobre qué les parecen las fotos.

Espero algún día tener la paciencia e imaginación para ponerle "globitos" a una serie fotográfica. Ya veremos.

Y ya sabes, gracias por venir y comentar.

Saludos

RRS

Tamara dijo...

Me recordó mucho a cuando llego al rancho de mi abuelo. Los perros primero se paran (si es que no están muy cansados por haber andado de juerga, pues sabrás que son los "don juanes" del pueblo y que tienen hartos críos, sobre todo Rolly, el dalmata)... si tiene poco que fui corrende felicidad hacia mí y afortunadamente, al día de hoy, no me han tirado! Si tengo tiempo sin ir me ladran y en cuanto me reconocen corren hacia mí... a menos que haga mucho calor y entonces se quedan echados bajo la sombra, así como los perros de tu foto. Dos motivos para que los perros no me saluden, en total son tres: un dalmata y dos labradores; los labradores se llaman Indio y Zeiko.
Además, hay guajolotes, cantan todos los días, cuando tienen guajolotitos son encantadores, las mamás los cuidan mucho, los sacan a pasear y los enseñan a buscar su comida; hace tiempo se acerco un gavilan y todos se agacharon y se escondieron en el pasto, no se veían! la mamá estaba histérica, ya que se fue el gavilán tuvimos que ayudar a tres a que salieran porque se habían atorado, la mamá nos quería picar!
Otra ocasión una gallina abandono su huevo y una guajolota crió al polluelo...
Hay un "Guajolotes In", es decir, el hotel de los guajolotes, un árbol donde duermen todas las noches y bajo el cual es peligroso pararse durante las noches...

Bueno... y todo eso me vino a la mente de ver estas simpátias fotografías!

Besos papá!

Xerófilo dijo...

Hola hija:
Pues yo nunca había visto el cortejo de los guajolotes, de ahí las fotos que me gustaron mucho por el colorido de los animales.
Los perros de este rancho se me hicieron fodongos en exceso, ya que ni siquiera hacía mucho calor. Nada más el negro ladró, pero tampoco se levantó.
Deberías tomarle fotos al árbol cuando están los guajolotes.

Saludos

RRS