27/5/08

Adivinanza II. O Cuento 1. Como prefieran.


Ya saben ustedes que casi siempre cargo cámara, del tipo que sea, ando alerta pues.
Y fue así como ocurrió, casi desprevenido, con mi camarita del teléfono, me encontré esto en el medio de la vegetación (acá no hay bosque, que dijeron, ya me lo caché mintiendo):

Nada menos que a unos animalitos del bosque (¡que no hay bosque, pues!), cotorreando:

Me di cuenta que eran cuates (entre ellos, no míos), pero algo en ellos me decía que no siempre eran muy discretos:

Pensé en retirarme, digo, yo nunca he sido ni seré metiche, pero el encanto de la situación, y mi responsabilidad científica, me retuvieron ahí, de tal forma que pude observar que, de veras, son mucho más comunicativos y amigables de lo que uno cree, si no vean:

Gradualmente me quedó la impresión de que hasta podían llegar a extralimitarse, algo así como cuando uno juega al "teléfono descompuesto":

Hasta, quizás, llegar a situaciones inimaginables:

En fin, en éste punto yo ya me imaginaba la publicación que presentaría en "Neta-ru" donde, a diferencia de "Natu-re", se publica la pura neta. 

Pero caigo en la cuenta de algo, yo soy biólogo, no traductor, ni émulo del Dr. Doolittle (¿?), así que:

¿Quién puede traducir la historia? (sería coautor, soy compartido)
La simbología captada ¿prejuicia su interpretación?
Obviamente, lo más relevante ¿Qué dijo la ardilla y qué pensó el tucán?

Yo ya me cansé. Hasta luego.

RRS


6 comentarios:

GABY dijo...

ash creo que tendré que ver la película de dr, Doolitle

cuanta imaginación la tuya!

Xerófilo dijo...

Al escribirlo me pareció que cometería un error al mencionar al susodicho Dr.No se le ocupa.

Además ¿cuál imaginación?
¿No me crees? ¿No son fiel constancia las fotografías? O a ver ¿Ónde está la falsedad? ¿Ónde a ver?

Mejor dime ¿qué dijo la ardilla y qué pensó el tucán?

O, preguntado de otro modo: ¿qué le dirías a un niño si le platicaras el cuento?
O bien, si de plano te da flojera, pregúntale al niño qué cree que dijo. Al fin que las fotos las puedes imprimir y mostrar.

Chin, ya exageré, no es para tanto.
Déjame que te cuente, cuando se las mostré a un par de amigas biólogas una me preguntó que qué estaban diciendo, la segunda dijo, de inmediato y con una naturalidad absoluta, que estaban hablando en "animal".

Se me hizo simpatiquísima pregunta-respuesta, por eso lo expongo.

De verás que rollero, hecho a perder el mejor cuento alargando la historia. Soy como los que tienen que explicar sus chistes cebo.

RRS

tazy dijo...

yo creo que se estaban mentando la mauser por la falta de alimento.

Xerófilo dijo...

Jamás se me hubiera ocurrido lo de la mentada.
Lo peor es que, como dije antes, lo diseñé como cuento para niños.
¿De veras crees que eso se les ocurriría a ellos (a los niños, a los animales a la mejor si fue como tu dices)?
Además ¿qué te sugiere que andan hambreados?
De verdad que cada cabeza es un mundo.
Y eso, en general, es muy bueno.

Carmen dijo...

¿De dónde sacaste estos animalitos tan coloridos y bonitos? Yo he visto que hacen así unos chiapanecos pero no tienen tanto color

Xerófilo dijo...

Yupiiiii!!!

Hasta que alguien lo dice.

Sí, son elaborados por indígenas de Chiapas.

Tzotziles para ser más precisos.

Y son bellos, bellos, bellos.

Sus colores, formas y demás.
A mi me fascina preguntarles ¿qué son?
Se botan de la risa. Reímos juntos.

Es una de las tantas y buenas cosas que han traído los Zapatistas a muchos lugares.

No me vas a creer, pero los compré en una mini-ciudad-pueblo de por acá. Todos Santos se llama, sobre la costa del Pacífico sudcaliforniano.

Tengo idea de que, afortunadamente, hay algunos tzotziles en la zona de Cabo San Lucas, venden su artesanía, que es la que presento.

Cada que va a haber feria se dejan ir. Y es una chulada.
También hay artesanos de Oaxaca. Y también es una chulada.

No le digan a nadie, pero tienen precio pa'mexicanos y pa'grngos.

Son una joya, pues.

Estoy contento.

Ya me voy, he de hacer la entrega de hoy.

Saludos. Regresa.

RRS