27/6/08

Complacencias IV. Acuosidad I


La gente es bien mañosa, sino miren y verán: 

Es un comentario dejado ahí, como al descuido, como no queriendo. Una bien mañosada pues.

"...y no es pa que hagas otra complacencia, pero siempre he estado a la espera de una foto más acuosa, pero capaz que me sales con que "el blog se llama xerófilo y por eso no pongo peces ni ambientes en los que trabajo"... pero pss yo sigo esperando jajaa. Seguro al rato saldrá a colación esto, en algún escrito tuyo."

Qué hacer, cuando el comentario lo hizo la madrina de este espacio.

Pero la neta, la neta, sí hay que darle gusto. Allá, en su hábitat, puro charco que se hace inundación. Aquí, nomás vean.

Así que aquí vamos. 

Vean, por favor, como la joven desciende del avión, en Loreto, y ya tiene al chofer esperando. Es caprichosa y enfadosa. La orden es tajante, quiere recorrer, pero rapidito, el Golfo de California, ver el Océano Pacífico, y regresar por el mismo lugar, por Loreto. 

Tiene prisa, es que está haciendo su tesis.

La ventaja que tiene es que, sin saberlo, trae al mejor chofer de por acá.

Así que primero la lleva a "Puerto Escondido", uno más de los lugares en México que se llaman así.

Ahí ven, a lo fodongo, desde el muelle, algunos equinodermos (estrellas y erizos de mar). El chofer le pregunta ¿cuántas especies ve? y ella, distraída, le contesta, "Pérese, le estoy tomando una foto al cocodrilo de allá". Y siguen.

Llegan a la Ensenada Blanca, sigue tomando fotos. Ella no lo sabe, pero abajo de la cresta que está en primer plano, está la mamá del chofer, que fue ahí a descansar. El chofer, acucioso como es, toma una foto, pa' tener referencia de tamaños y quién sabe cuantos panchos más. Al modo de siempre un cardón se asoma justo al hacer "click", y fastidia la foto. 

Se siguen y llegan a La Paz, muy de volada, pasan al estero Zacatecas, dentro de la Ensenada, quesque porque ella quiere ver manglar. 

Ahí está la hija del chofer, recogiendo conchitas a la orilla del mar. Ella (la hija) ya va de regreso a México, pero sale por La Paz.

De bien rápido se come unas almejas chocolatas, y se siguen hacia el sur y llegan, por la costa del Golfo, a Punta Pescadero. Una de las playas con costa rocosa más bellas de la Península.

Ahí se encontraron un fósil de dinosaurio muerto hace mucho, como medio enterradito, lo que más se notaba era el "piquito". Ella le tomó medidas y hartas fotos, y dijo que ya tenía otra publicación.

De ahí regresaron por la carretera transpeninsular, hasta el entronque que lleva hacia el Pacífico, donde tuvo oportunidad de ver el encuentro de las aguas dulces con el mar. Ahí nomás,  cerquitas de Todos Santos.

Y hasta le dio chance de tomar fotos de la bronca eterna que se traen al encontrarse.

De ahí le salió la idea de "... quiero ver ballenas grises", y que no se qué con los santuarios, y el chofer le decía: "Mire, si la llevo, pero de veras que ahorita ni hay, es Diciembre, no han llegado", y ella diciendo "Es que yo tengo rete bien buena suerte, ya verá, si las vamos a ver, y que blá blá blá.

No vieron nada, si no es por nada, pero de veras, ese chofer si sabe.

Ella pataleó y pataleó, chilló y berreó. Que quería ver ballenas grises porque ya conocía a las jorobadas (¿se entendió que ballenas?) y que no se qué. Casi vuelca la lancha la canija. Al final, se puso re contenta con unas dunas que fotografió en la "Isla Magdalena". Fíjense nomás, pobre, ya no le dijimos, pero la ballena estaba allá, atrasito.

El viaje que hizo esta chamaca fue de más de 1000 kilómetros, se fue cansada, pero se veía contenta. Ahora el chofer debe regresarse a La Paz.

Ya de regreso se encontró con esto. El garambullo le dijo "Xerófilo eres" y se amoló, "Xerófilo" se quedó.

Tan tan

RRS

- Dile que les diga que ya no va a haber complacencias.
- ¿Por qué tú?
- Que porque tiene proyectos y no se qué.
- ¿A poco? ¿De verás?
- Sí. Que quiere ir a corretear gatos, que porque se los encargaron.
- Qué panchero. Nunca los va a alcanzar.
- Pos ya sé, pero es muy su blog ¿no?
- Oye ¿y si nosotros seguimos publicando?
- ¿A poco ya te sabes la contraseña?
- Simón
- Sale.


6 comentarios:

chilangelina dijo...

Oigan, pues diganle que le diga que segurito si hay fotos de ballenas de otras ocasiones, que si nos las pone por favor. Que no le vaya a decir que son complacencias, que porque si no ya no va a querer. Que lo hagan asi como para que parezca que fue su idea. Gracias.

Xerófilo dijo...

Qué bello es que regresen, y qué bello que se tomen la molestia de comentar.

Qué malora también.

Aquí se tratan puros asuntos serios, formales.

Cuando yo voy a muy su blog me pongo serio.

No me pongo a bisbisear con las otras visitas.

Ni hago complots.

Todo eso lo tomaremos en cuenta.

Mil saludos y mil gracias.

RRS

*Marianita* dijo...

¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!!

no había visitado el blo, porque ni me había acercado a una compu desde hace 4 días.
Pero qué bello y buen viajesote nos aventamos! Me encantó, vi de todo jejejee.
y por lo menos vi 3 especies de erizos (sólo sé que uno es como o EL rojo, según yo el más común al menos en el Golfo). ¿sabías que en japonesilandia se los comen? bueno, sus gónadas... quesque muy sabrosas. en algún momento pensé en trabajar con equinodermos, son retebonitos.
también me hubiera detenido a recoger conchitas, mi fascinación jejeje.
¿fue con gran angular la de todos santos o panorámica? esta es una pregunta ociosa, la vista es hermosa.
y sí, quiero ver ballenaceas grisáceas y ¡¡ver dunas!!
Sobre todo, conocer las dunas. me adivinaste.
qué buena maceta Xerófilo!!

todas las fotos me encantaron, gracias por el recorrido. ¡Quiero ir al norte!

Xerófilo dijo...

Van respuestas.

Renglón por renglón. Casilla por ...

No. Perdón. Pensé que estaba en el Zócalo.

Me equivoqué en parte del enunciado. Los equinodermos incluyen erizos, estrellas y pepinos de mar.

En la foto hay una estrella y tres erizos. Pero me parece que el erizo de espinas naranjas tiene un pepino arriba ¿no?

Sepa. Capaz que es popó de algo.

Y sí, sabía del consumo de las gónadas de erizo.
De hecho acá se practica esa pesquería para su exportación a Japón: También se explota el pepino de mar, con el mismo destino (no he probado ninguno). Parece ser que su sabor es muy "fuerte". Se me antoja como para paté, con galletitas o algo así.

La playa en la que hay un pequeño manchón de manglar es ideal para recoger conchas.

En la Ensenada de La Paz las mareas son, generalmente, muy "fuertes", de tal forma que si consultas las tablas de mareas, es bien fácil encontrar bien hartas.
A mí esa foto me gusta mucho, porque tiene un doble "efecto" ondulatorio. El de la ola que viene, y el de la mano de mi hija que "entra". La reverberación que eso generó me es muy atractiva. Aunque creo que nomás yo lo noto. En fin, qué se le va a hacer.

La Primera foto de Todos Santos es, de hecho, la fusión de dos panorámicas. Se nota, y como que la desmejora. Fíjate en la línea vertical. Pero, no sé. ¿Qué hace uno cuando la magnitud de lo que le rodea es tan bella que no cabe de un vistazo?

Pus a mí nomás se me ocurrió pegostiarlas. Ni modo. La otra foto es cuando venía subiendo la marea, y el mar empezaba a invadir ese diminutísimo estero.

Por cierto. Acá no es el norte. Si desde donde tú estás jalas para el norte, pus el mar más cercano es en Canadá, en el ártico pues. Ta muy frío y no hay manglar ¿no?

Así que ¿por qué mejor no viajas al Noroeste?

Digo, mínimo llegarías a Nayarit o a Sinaloa.

Ya de ahí, sólo es cosa de brincar el charco ¿no?

Mil saludos. Me congratulo de que te haya gustado el viaje.

RRS

tazy dijo...

quién me iba a ir a corretear?

awwwwwwwwwww yo quiero ir a playas así, con todo y que no me gusta el mar

Xerófilo dijo...

Pus yo, pero corres rápido.

Sigo sin poder hacer tu complacencia.

He descubierto que nomás no fotografío animales domésticos. Revisé mis archivos, aunque ya sabía que no iba a encontrar mucho. Ya veré qué se me ocurre.

Y es que la gata del vecino, aunque me cae bien y de vez en cuando le doy una lata de atún (acaba de tener gatitos), como que no hemos coincidido. Ni tampoco con sus dos que tres novios que tienen.

La verdad es que en parte es porque el calor acá está de espanto. No se antoja salir. Pero, te digo, ya veré qué se me ocurre.

Las playas acá son muy limpias, pero también variadas. Algunas son peligrosas, sobre todo en el Pacífico (por las corrientes traicioneras), pero las del Golfo son mucho más calmas.

Vale la pena conocerlas, así como el interior de la península.

Qué bueno que regresaste. Regresa pronto.

Saludos

RRS

PD. Por alguno de tus capítulos había entendido que hasta acampabas en la playa. ¿Te llevaron a la fuerza?