1/6/08

Luz y Cardones


Ya lo he dicho. 
Me gusta la fotografía, y como que medio la entiendo, porque como que medio he leído partes de libros (de fotografía, se entiende, de otros temas si los he terminado[algunos]). 
Para este tema lo que más recuerdo es lo de la "temperatura del color", que si el azul es frío y, obvio, lo amarillo caliente y blah, blah, blah.

¿Qué onda? Digo yo. 
Cuando el cielo está rete bien azul, el sol bien amarillote, y uno se está refundiendo de calor, y todas los fotos tienen que ser o en un espantoso contraluz, pa'garrar sombrita, o en el ángulo correcto, pero con tanta, tantisisisisima luz, que todo sale como si la foto fuese en Mercurio. 
A ver, a ver, eso no lo dice ningún libro de foto. O sea ¿Cuál temperatura?
Guac. Puro pretexto pa' mis fotos chafas.

Aquí sólo les digo que me he tardado un buen eligiendo y "resaltando" estas fotos. Espero les gusten. Todas fueron tomadas en una sola ocasión (día), e ilustran lo que, para mí, es el cacto emblemático del Noroeste Mexicano, el cardón. Todo el día he estado pensando, y me parece que si el DF no estuviese allá, sino acá, nuestro emblema (¿me entendieron?), y lo digo con todo respeto, no sería el águila sobre el nopal devorando a la serpiente, sino un zopilote sobre un cardón, recibiendo el sol con sus alas abiertas, en el amanecer, esperando que la atmósfera reverbere para salir a planear. (Sí, ya lo noté, no hay serpiente, sería carroña, pero qué quieren, no dije que fuese igual o más agradable, simplemente creo que así hubiera sido acá).

La verdad, para mí, sería igual de bonito, y eso que soy chilango.

Van las fotos con breves (espero) digresiones.


Paisaje general: curiosamente en el chaparral hay unos cactos bien parientes del nopal que acá les llaman "chollas". Son bien enfadosas, porque parte de su táctica de reproducción es vegetativa. Eso quiere decir (pa'nosotros, las vacas [no, nosotros no somos vacas, sino ellas] y cualquier otro animal) que con facilidad se les desprende un "lóbulo", que se le queda a uno ensartado y .... chin, ya me clave, les iba a hablar de los cardones ¿verdad?


Este es el mero mero protagonista del mensaje. Don Señor Cardón.
Además tuve la suerte de encontrármelo en su versión fotogénica. 
Díganme si no. A éste (al cardón, pues) yo lo veo como un animal (un oso hormiguero, para ser preciso) que estuviese erguido, pidiendo agua.
Lo muy cierto es que, según entiendo, la "profundidad" de las costillas (sí, así se llaman los "surcos") indica el grado de deshidratación del organismo (planta), ya que cuando llueve absorben agua y se hinchan. Va la otra de "Don Fotogénico".

A mí esta fotografía me gusta mucho. Aquí "Don Oso Hormiguero" se convierte en una persona, un pedigüeño, pero que pide y ruega porque mane el agua del cielo (así lo veo yo, y aseguro que paso fácil un examen anti-doping, al menos ahoritititita).
Los grupos étnicos  de BCS fueron los guaycuras, pericues y cochimíes (todos desaparecidos a raíz de la colonización española). No me cuesta imaginar que se identificasen con estas estampas y que, en una u otra forma, fuesen deificadas. Sepa. Lo cierto es que no aparecen en las pinturas rupestres de acá.


"Don Oso" enseñando costillar y musculatura. Pa'que no digan que es enclenque.


Lo más canijo es que, así como ven de árido el asunto, en esos días andaban floreando.


Y, para el caso, fruteando.


Pero incluso esos monumentos mueren y caen. Como todo.

Aún así conservan su belleza.


No se a ustedes. Pero a mi esta fotografía me recuerda la visión del oleaje. Y, en sentido figurado, este cardón murió entre dos mares.

Bueno, ya me voy. Espero les gusten las fotos.

RRS

2 comentarios:

Rubas dijo...

No entendí, ¿te estabas quejando de que tus fotos salieron malas?

¡ESTÁN POCAMADRE!

Xerófilo dijo...

Bienvenido.

Gracias por venir y por el elogio. No pretendí caer en falsa modestia. Tal y como dije, las fotografías fueron muy, pero MUY "resaltadas".

La mejor expresión que describe mi sensación es que la luz de acá, cuando es verano, es muy "dura". No se me ocurre otra forma de decirlo. Lastima y dificulta el tomar fotos.

Obviamente cuando, aún así, salen bien, o reflejan algo, pues qué placer.

Gracias de veras. Sea usted nuevamente bienvenido.
RRS