17/11/08

Trampas, señuelos y blogs


Revisando mis archivos me encontré con la siguiente fotografía:

La tomé afuera de un rancho. Es una trampa con señuelo. El pájaro que está dentro cantará y atraerá a otros congéneres. La intención es que algún incauto llegue a entrar al espacio vecino, y quedará atrapado sin remedio en cuanto caiga la tapa.

No es una fotografía que me guste, ya que la idea misma de atrapar aves no me agrada. 

Sin embargo al ver la foto se me ocurrieron varias asociaciones de ideas, la primera es, aparte de los humanos ¿qué otros animales hacen trampas? Los primeros que recordé fueron las arañas, las cuáles ya presenté aquí y aquí. Otras son las larvas de hormigas león, que construyen un embudo en la arena, y atrapan y devoran a los insectos que caen en ellos. De esos insectos no tengo fotos, pero hay una foto de la larva aquí y el adulto es este.

Luego me pregunté: ¿qué otros animales usan "señuelos"? Entonces me acordé de unos peces que tienen modificadas las primeras espinas de su aleta dorsal. Según la especie de pez, en la punta de esa "caña" puede haber desde bacterias bioluminiscentes hasta una carnosidad simple que asemeja un gusano, esa es la "carnada". Son peces como los que se ilustran aquí y aquí. Quizás los han visto en documentales.

Después caí en la cuenta de que la combinación trampa-señuelo es particularmente evidente en las plantas carnívoras, que combinando olor y aspecto atraen a sus presas, para atraparlas y digerirlas lentamente; sobre de ellas es fácil encontrar ilustraciones e información.

Sin embargo, para este caso (el del pajarito del inicio), hay una diferencia grande entre nosotros y los otros seres mencionados. Nosotros capturamos al pajarito para nuestro solaz, no para nuestro consumo. En un cuento de ciencia ficción cuyo nombre y autor no recuerdo, leía algo así como que "sólo los seres inteligentes capturan y mantienen a otros seres vivos en cautiverio".

Y es ahí donde mi cerebro se fugó, y me percaté de que los "blogs" son señuelo y trampa a la vez, ya que una vez que uno cae en ellos (atraído por "pajaritos" como los de la foto), parece difícil escapar de su dominio.

Si aceptamos que los "blogs" son trampas resulta lo siguiente: He leído de personas (en sus propios blogs) que los abandonan para crear nuevos o, simplemente, vuelven a usar el viejo después de algún tiempo. Me parece que eso sería muy extraño en otras especies del reino animal, no estoy seguro, pero si tengo razón, como que vendría a resultar que tan inteligentes no somos. 

En realidad eso ya se sabía, pareciera que nos gusta tropezarnos con la misma piedra.

Creo que hasta nervioso me puse, sobre todo al percatarme de la enorme cantidad de tiempo que le he dedicado a este asunto. 

Así que mejor ya me voy, porque todavía quiero enseñar más fotos, y si sigo mi propio hilo de pensamiento, lo inteligente sería ya dejarme de estar de ocioso.

Nomás pa' alejar a los fantasmas que yo mismo invoqué, presento una fotografía más característica de este espacio.

RRS

4 comentarios:

tangómana dijo...

Buenas, buenas mi buen Xerófilo.
Ésta fotografía acerca de los "señuelos" me da un poco de tristeza, sobre todo porque es el ser humano quien pone la trampa. Y sí... tienes razón en cuanto a tu reflexión. Y ya entrados en éste tema, creo que la mayoría de las situaciones en nuestra vida tienen algo de "señuelos". Por ejemplo, los lugares que visitamos, o a la gente que frecuentamos.
Hacía tiempo que no comentaba por estos lares, pero sigo disfrutando muchos tus fotografías y conocimientos.
En cuanto al tiempo que le inviertes a este espacio, es suficiente y bastante bondadoso para nosotros. Así es como encontramos tanta cosa interesante en la MAMÁ GÜEB. Así nomás.
¡Muchas gracias por el espacio!
¡Un abrazo bien grande desde Jarochía!
La preguntona número... (?)
Celeste

Xerófilo dijo...

Hola Celeste:

Si da tristeza, y más me dio cuando releí lo que había escrito y reflexioné sobre mi propia pregunta:

"¿qué otros animales hacen trampas?"

Que mala onda, hacemos trampas para obtener comida (eso puede ser válido), para obtener pieles (eso pudo ser valido en el pasado, ahora como que ya no tanto), para nuestro solaz (como en el ejemplo), para divertirnos (puede o no ser grato) y para obtener poder y riquezas (que es nauseabundo).

Para mi hay algo siempre fascinante y bello en nuestra especie, en nuestra creatividad. Pero cuando me veo obligado a aceptar lo que recién escribí, no puedo evitar pensar que no hemos aprendido a usar en forma sabia nuestra supuesta inteligencia.

Gracias por venir y comentar. Saludos.

RRS

Alice dijo...

jajaja creamos nuestra propia trampa, caemos en ella varias veces y ademas tratamos de atraer a otros incautos...

Xerófilo dijo...

Así es, Alice, así lo percibí.

En cierto nivel es tal y como tu reaccionas. Divertido.

Hay otros en que no lo es tanto ¿no crees?

Saludos

RRS