14/7/08

Xerófilo en el DF I. Amor Chilango


Me moví acá. A recargar agua. Aunque, en realidad, en BCS, estamos en plena temporada de ciclones. Al regresar, alguno me tocará.

Lluvia distinta. Ambas gratas.

Qué bonito, mientras no haya daños.

Visito Coyoacán. Todo en remodelación. Tipo campo minado. Como buscando un tesoro.

Los comerciantes ambulantes enojados. Los parques "Centenario" e "Hidalgo" cercados, por las obras, y para impedir que sean "ocupados" por los ambulantes.

Hay aquí muchos sentimientos encontrados. En el triángulo complejo "Vecinos-Comerciantes-Autoridad" nadie da pie con bola. Hay errores por todos lados.

Enmedio de todo eso, agarrado a una de las alambradas que confinan y proscriben, me encontré con esto:

Trece horas después, con esto:

Y aquí, yo me pregunto:

¿Amor fugaz? ¿Amor efímero? ¿Pura pasión? ¿Represión?

Sepa la bola.

Pero al que me diga que los chilangos somos "fríos", "secos", "duros", "indiferentes" y demás.

Pus les voy a enseñar estas fotos.

Nomás pa' que se den un quemón.

Pero otra cosa es cierta. Yo conozco a la Mayte. 

Es buena onda y bien chula, pero tiene los ojos negros. 

Lo más azul que le he visto ha sido su falda y la esa cosa que le llaman "sombra" de sus ojos.

¿Qué onda? ¿Le digo al Nabucodonosor? 

Nel ¿verdad?

Si él se los ve azules. Pus muy su onda ¿no? Se ven felices.

Tan tan

RRS


5 comentarios:

sirako dijo...

los chilangos somos la onda. pero no todos. conozco a uno que es medio acá

tangómana dijo...

No soy chilanga, pero cuando voy al DF me siento de allá.
Cómo decirlo. Es que allá se respira un aire distinto de libertad.
Yo no diría que son "fríos, secos, duros e indiferentes". De hecho, de todas las personas que conozco que son de allá ninguna es así.
Y a mucha honra, chingao.
Por cierto, Xerófilo. Qué bueno que andes de vacaciones. Ya te las merecías.
Y qué bueno, todavía más, que andes visitando tierras defeñas. A respirar un poco de smog, quizá.
Y en cuanto a las lluvias puedo decir que gracias al cielo, donde vivo, no nos hemos inundado hasta el cuello, pero por aquí, en los alrededores, hay hartas inundaciones.
Eso me hace pensar mucho en los extremos. O un chingo (madral) de calor, o un montón de lluvia que desaparece poblados.
El mundo ya se empezó a quejar cabrón.
¡Hartos saludos, Xerófilo, por donde quiera que andes!

Xerófilo dijo...

Hola a ambos.

Primero con el primero. Me hiciste pensar, por oposición: ¿cuales serían los chilangos medio`allá´?

Ahora con Celeste: Sí, estoy en el DF, visitando familia.
Dices "un aire distinto de libertad".
En realidad eso tiene explicación, según yo, si no me equivoco el DF es la entidad con el mayor nivel educativo del país.
La educación genera respeto hacia lo diverso y, por ende, libertad.
Me da rete harto gusto que te sientas bien cuando vienes acá.
¿Qué decir de las lluvias? A mí me gustan.

Pienso que una gran parte de los destrozos que provocan podrían ser evitados si nuestras decisiones las tomásemos adecuadamente. No lo digo en términos de lo del "calentamiento global", sino de ubicación de poblados y, sobre todo, la construcción y adecuado mantenimiento de presas, así como del debido cuidado de las cuencas que las sustentan.

Saludos a ambos.

RRS

Manolo dijo...

Tal vez no todos los chilangos son así, es más, creo que ese letrero estaba porque -estaba- en coyoacán..
jeje, se nota que vivo por ahí

saludos

Xerófilo dijo...

Hola Manolo:

Tú y yo, de hecho, nos conocemos.

Soy el papá de tu amiga Tamara. Ella fue quien me habló de tu blog, que, por cierto, me gustó mucho.

Coincido en parte contigo. Coyoacán tiene un ambiente muy propio que facilita ese tipo de expresiones, pero en realidad también se ven por otros rumbos, pero más como grafiti ¿no crees?

En fin, gracias por venir, eres bienvenido siempre.

RRS