19/7/08

Xerófilo en el DF III. Casa Embrujada


Aquí, en Coyoacán, hay una Casa Embrujada.

Si se suben al camioncito disfrazado de trenecito que hace un recorrido por Coyoacán, pasarán por ahí. Le llaman la "Quinta María", está sobre la calle "Ayuntamiento".

Los guías les van a decir que es una casa de la época de "Don Porfirio", y que los domingos, desde la terraza, los dueños se entretenían criticando y escupiendo a quién pasaba.

Esa es una historia parcial, lo que ocurre es que los guías son los herederos de la propiedad, y quieren vender la "Quinta".

Yo les voy a platicar lo que a mí me dijo mi cuate "La Momia" y su novia "La Coyota". Ellos sí son de Coyoacán, como de cinco generaciones, y sus abuelos trabajaban para los de la "Quinta María", cuando ocurrió lo que ellos me contaron

Según entiendo, la "Quinta María" fue construida a fines del siglo XIX. Todos creen que el nombre le viene de que era una casa de descanso, tal y como viene en el diccionario.

Nada más falso. 

Lo que pasa es que los dueños tuvieron cinco hijas, una fue María Guadalupe, la siguiente María Soledad, la tercera María Trinidad, la cuarta María del Rosario y, por una extraña razón, a la quinta nomás le pusieron María.

Dícese de la quinta María que era alegre, parlanchina y chacotera. Todos la querían, hasta los peones. Y así todo era puro la li la la.

Hasta que un domingo los babosos de sus padres y hermanas estaban en su quehacer preferido, criticando y escupiendo gente del pópolo, que pasaba ahí, abajito. 

Uno que era nuevo en el barrio, pero que tenía por apodo "El Tirochueco", pus que se enoja y les aventó una pedrada. 

Tenía tan mala puntería que descalabró a la quinta María, que nomás estaba bailoteando en la terraza, sin molestar a nadie. La quinta María falleció instantáneamente. Apenitas acababa de cumplir quince años.

Dícese también que, a partir de ese día, la quinta María se la pasaba escupiendo en las noches a sus padres y hermanas, mientras dormían, y que también les susurraba rete hartas críticas.

Llamaron a sacerdotes y toda la cosa, y lo único que se les ocurrió fue tratar de exorcizar el lugar poniéndole como nombre a la casa "Quinta María".

Pero nel. No se sosegó.

Hasta llegaron unos gringos mensos, creyendo que aquí podían hacer eso que platicó el "Wilde" aquel, el que escribió de un fantasma en "Canterville". Pero nomás no pudieron. Sus chilpayates salieron bien loquitos, los pobres, y la hija gritaba que quería conocer al "Tirochueco".

Desde entonces los herederos tratan de venderla, pero siempre se las regresan, porque pus que mala onda que te despierten a gargajos y escupidas y que, aparte, nomás te anden criticando y develando tus secretos.

Aquí ilustro el lugar. No lo compren. Lo dicho aquí es la neta, me lo dijeron "La Momia", y su novia "La Coyota", que son de mero aquí.



Tan tan

RRS

13 comentarios:

tangómana dijo...

Híjole. Mil gracias por la historia de la "Quinta María".
Yo sólo había escuchado hablar de ella por algunos amigos. Sólo me decían que estaba embrujada.
Tienes razón. A nadie le gustaría amanecer a punta de "gargajos" y críticas.
Esas fotos son muy ilustrativas, Xerófilo. Mil gracias.
Siempre he tenido facinación por las construcciones de antaño. Trataré de hacer algunas fotos de construcciones jarochas así.
¡Un abrazo bien grande!...
Celeste

Xerófilo dijo...

Celeste.

Haz la tercera foto grandota, la telaraña no es truco.

El efecto es muy curioso, ya que parece que la telaraña cuelga desde los pilotes de la terraza.

Son de esas fotos que tienen algo de chiripa. Era lo que yo quería, pero lo que me gusto es que el nombre de la edificación es legible, pese a que el foco está en la telaraña.

RRS

*Marianita* dijo...

yo no te la compro, esa telaraña es de las de jalogüin y la pusiste cerca de la lente...jajaa
changos! yo no conozco esa casa, o capaz q he pasao por ahí y ni la he fijateado.
digamos que coyoacán me es un poco enfadoso sobre todo en fines de semana, así que procuro no ir, pero sí hay calles y casas retebonitas.
mi palabra clave es fantasmagórica
agbahuu

Xerófilo dijo...

¡¡¡Chale!!!

En la primera línea te noto medio malora.

Así como recordando lo de las uñas de tus "patrullas" pintadas o, si no, lo de los cocodrilos sudcalifornianos. Como queriendo desquite pues.

Así, de plano, venirme a acusar de falsario, aquí merito, como que si es una provocación.

Pero está bien. No hay fijón. El sol de acá requema tanto que el cuero se hace duro. Casi parece que uno trae caparazón de tortuga en lugar de lomo primate.

Es decir, por si no se entendió tan bella metáfora. Tus flechas rebotan.

Además tengo la foto original.

Y además ..., no, qué dijiste, está dudando, como queriendo convencer. Cuernos.

Mis fotos son verídicas. Nomás por molestarte te enviaré la mera original.

Pasando a lo que sigue. En realidad lo que escribes se relaciona con lo de los dos capítulos previos, es decir.

¿Qué tan grato sigue siendo Coyoacán para propios y extraños?

Tú das tu opinión, que comparto en mucho.

Los viejos del barrio (que se ven impedidos de caminar en las plazas durante el fin de semana y, a veces, también en el curso de la misma), lo comparten aún más.

Muchísima gente joven, y bien rete hartos chilangos que vienen de bien rete hartos barrios, no coinciden con ello.

A mí, la verdad, me laten más los rete hartos chilangos que vienen de rete hartos barrios.

Pero la solución no es el retaque ni la exclusión, sino la generación de espacios públicos en el DF, y todas las ciudades, que sean gratos e ilustrativos para su población (me refiero a que "contengan" museos, conciertos, teatros, y así sucesivamente).

Qué más quieres que te diga ¿eres supersticiosa?

¿qué te traes pues con las palabras clave?

Mejor cómprate una de esas cosas para leer la suerte ¿no?

¿Sabías que yo soy expertísimo en leer el Tarot y que hasta hago llora a la gente cuando se lo leo?

Bueno, mejor me despido.

Saludos

RRS

tazy dijo...

yo no conozco la casa, la buscaré... cuando vuelva a ir al df

Xerófilo dijo...

Tazy:

Búscala pues.

Me avisas si la encuentras.

No, no es cierto. ¿Cómo crees?

Aquí no se engaña a nadie.

RRS

Tamara dijo...

Mariana intenta ir a coyoacán cualquier día que no sea fin de semana, día festivo o quincena. Te aseguro lo disfrutarás.
Como sugerencia camina por las calles de la colonia y no tanto en el parque, es la única forma de realmente conocerlo.
Ha cambiado mucho, si yo lo notó, mi padre más, mi abuela aún más. He tenido el gusto de conocer a varios vecinos de ahí y son personas encantadoras, amables y con quiénes es fácil platicar. Ciertamente no todos son así, pero da gusto que en algunos lugares de la gran ciudad, todavía es posible conocer a tu vecino, saber que si pasa algo te echa la mano y tú a él. Hace años no vivo ahí y de todas formas siento como si hubiera sido ayer.
Dale una oportunidad, no creo te arrepientas.

Me gusto el post pa'!

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CHARLIE MATT dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CHARLIE MATT dijo...

Yo conozco esa casa y diario paso por ahí, lo más chistoso es que no sabía la historia, pero siempre que paso por ahí la veo y no hay día que no llama mi atención. Lo peor Esque yo decía que si la vendieran la compraría y la arreglarla. Ya noooooo más!!!! Jeje

CHARLIE MATT dijo...

Yo conozco esa casa y diario paso por ahí, lo más chistoso es que no sabía la historia, pero siempre que paso por ahí la veo y no hay día que no llama mi atención. Lo peor Esque yo decía que si la vendieran la compraría y la arreglarla. Ya noooooo más!!!! Jeje

CHARLIE MATT dijo...

Lo más chistoso era que siempre decía que algún día quería comprar esa casa

CHARLIE MATT dijo...

Yo conozco la casa, diario paso por ahí pero no sabía que estaba embrujada. Pero sin embargo me llama la atención que antes de saber está historia siempre volteo y no hay día que no llama mi atención esa casa