29/7/08

Xerófilo Regresa a BCS. Aves Corredoras.


En realidad regresé hace como una semana. Pero como tengo todavía fotos del DF no quería que se me acumularan mucho tiempo, de ahí las "Reminiscencias".

Ya iré presentando luego las que me sobran, porque me quedan varias. Pero es que además se me hizo que si seguía publicando de Coyoacán Mariana iba a dejar de venir.

Las fotos que quiero mostrarles hoy son de un ave que a mi me es muy simpática. Son fotos en que la suerte jugó un papel importante. Ya lo verán.

Dicen en el argot futbolero algo así como que "Portero sin suerte no es Portero".

Yo pienso que lo mismo es aplicable a los fotógrafos, y más a los aficionados.

Total, las primeras siete fotografías son del mismo animal. Un correcaminos al que había visto una semana antes enmedio de un caserío-poblado que se llama "Divisadero". En la siguiente semana yo tuve más suerte y él (¿ella?) se atolondró, ya que en lugar de hacerle honor a su nombre y correr hacia las malezas cercanas, se fue a refugiar entre unas ramas tiradas que había al centro de un baldío.

Total. Era un ejemplar joven y, en realidad, más bien tímido con trazas de conchudo. Me dejo fotografiarlo hasta el recíproco aburrimiento. Después de un buen rato se fue, y me dejó seguirlo como a unos tres metros de distancia. Por cierto. Los Correcaminos sí pueden volar, pero lo hacen por cortas distancias y a baja altura. Cuando "castañetean" el pico hacen un ruido bien chistoso.

Aquí les muestro una selección de las mejores fotografías.

Sí, ya sé, son muchas, pero qué quieren que le haga, estaba re bonito el canijo, y tener a uno tan cerca (un par de metros a lo más) , sin estar encerrado, definitivamente no se da todos los días.







Bueno, antes de acabar con esta serie déjenme decirles que algo que me gusto mucho es que el animal estaba muy al centro del caserío. Yo lo interpreté en el sentido de que los pobladores los respetan, pienso que eso se debería a que comen insectos, arañas y reptiles, incluidas víboras. Además, la verdad, están re flacos, deben tener poco de donde afianzar el diente. Pero ¿Quién sabe? A la mejor Carmen sepa de algún lugar en que se los coman.

Los que siguen en realidad los fotografié un par de semanas antes que el anterior. Son una pareja. En la segunda foto, a la derecha entre el arbusto, el más tímido (¿la hembra?) no se quiere asomar. El otro andaba muy orgulloso de sí mismo, por eso pienso que podría ser el macho, ya que entre las aves lo normal es que el cortejo lo realicen ellos. Total.


La última foto es la cereza del pastel. Bueno, eso pienso yo. No por buena sino por la oportunidad. Acababa de tomar la enésima toma del "presumido" y el tímido salió corriendo.

Alcancé a "seguirlo" con la cámara. Ya en la computadora fusioné ambas tomas y quedó la que les presento ahora. Está sí. Háganla grandota pa' que les de risa.

Como ven tiene mucho de chiripa marca diablo. En la "fusión" casi no se aprecia cicatriz pero, sobre todo, es vida pura.

Esta fotografía se la mostré a una amiga hace tiempo e hizo que me diera mucha risa. Me dijo que estaba igualito al de las caricaturas. De veras con esa cuata. Pero en realidad muchos hacemos ese tipo de referencias.

Pero el colmo fue una tía mía, que no sabía que los correcaminos eran "de a de veras".

Chale con mi tía. Quedó fascinada con estas fotos.

Ojalá también a ustedes les hayan gustado.

Tan tan

RRS

PD. Casi parece una serie demostrativa de que los animales silvestres no son tan difíciles de fotografiar ¿no Mariana?

Pero nel, insisto, aquí el factor suerte fue determinante.

7 comentarios:

*Marianita* dijo...

¿suerte? suerte es encontrarse un peso en la calle.
¡ESO QUE TÚ TUVISTE FUE UN REGALO DIVINO!! (de Mamá naturaleza).
qué hermosos son esos bichos velocípedos. En BCN, en un pueblito cuyo nombre no recuerdo (algún santo de "las minas") pero es donde empieza la Ruta del Vino, hay un restaurante que se llama "El correcaminos" y es donde venden el famoso pay de manzana de la región... bueno pues ahi había varios correcaminos disecados. no me gusta ver a los animales así, pero ha sido lo más cercano a conocer a un ave de esas.

gracias por las fotos, están fantásticas. la foto fusionada está de "ejele, ya me fui". jejeje penoso pero rabioso.

Xerófilo dijo...

Fíjate que hay dos factores que coadyuvan a "tener suerte" o a recibir esos "regalos".

Uno es la baja densidad de población que existe en la península en general y en BCS en particular. el otro es el que menciono. No se les hace daño.

Olvidé decirlo, peo la foto de la pareja la tome desde el auto, con el motor encendido. Iba y asando y vi al "presumido" y me detuve. No me podía bajar del carro, porque ese ruido si lo hubiera espantado. Pero con todo y el ruido del motor no se fue, bueno "el tímido" acabó yéndose, pero el otro todavía estuvo un ratito ahí.

En fin, acá no es tan raro verlos, sobre todo si vas en terracería. Pero es como todo, a medida que crecen los centros de población oda esta fauna se va alejando y como que haciéndose más escasa.

Qué bueno que te gustaron las fotos.

Saludos

RRS

tangómana dijo...

¡Eh!
Qué chingonas fotografías, Xerófilo.
Yo ni conocía a los correcaminos.
Nomás en la caricatura (sorry, jajaja)...
Por cierto, esa tercera foto quedó excelente. La composición es hermosa.
Y a parte de que se le da las gracias a la señora SUERTE, creo que también es gracias a tu pasciencia de biólogo y a tu pasión por la fauna y flora.
¡Un excelente trabajo, un excelente post!...
Aprendí mucho, en verdad...
En esa foto que uniste y quedó (medio) panorámica, de verdad parece igual a la caricatura cuando salió corriendo. Apoyo esa visión, jajajajaja...
¡Un abrazo bien grandote y jarocho!
Celeste...
(¡Saludos, Marianita!)
¡Algún día iré allá! ¡Algún día!
¡Me encanta!

tangómana dijo...

Paciencia, sorry, ji ji ji...

Xerófilo dijo...

Hola Celeste:

Qué cosas de veras eso de no haber conocido los correcaminos de antes.

Qué gusto (vanidad pura) que lo hayas hecho aquí. Y bien feliz de que consideres haber aprendido algo.

Yo no tengo a qué foto irle.

La cuarta me impresiona mucho ¿sabes por qué?

Por que me hace sentir lagartija (una de sus presas favoritas).

Esa visión la deben haber tenido millones de lagartijas en el curso de la evolución y desarrollo de éste tipo de especies. Después de la corretiza y antes del picotazo final.

Gacho y padre.

Saludos

RRS

tazy dijo...

bip bip!!! faltó el coyotus hambrientus

oye, como estabas en el df pensé que no estabas posteando... tsss mala de yo.

Xerófilo dijo...

Acá, en BCS, sólo una vez vi un coyote. Al amanecer. Bueno, en realidad es el ínico que he visto en libertad.

Andaba lejos y ni traía cámara. Me gustó mucho verlo.

La verdad es que no andaba mucho con la idea de publicar mientras estuve en el DF. Pero esto hace hábito, y como de todos modos siempre trato de tomar fotos, pues mejor hacer algo con ellas.

De todos modos no te perdiste de nada que no se pueda recuperar ¿no crees?

Saludos

RRS